Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

Si el cielo fuera hombre….

Dejaría que sus manos descubrieran mi rostro,
Me atrevería a descubrir mi alma, sin temor a nada,
Enredaría mis dedos en su cabello… sentiría su aroma.
Lo dejaría entrar en mis sueños.

Si el cielo fuera hombre….

Mis oídos serían victimas de su susurro.
Mi piel, se estremecería por completo,
Mis ojos lograrían ver más allá de su luz,
Le entregaría mi corazón.

Si el cielo fuera hombre…

Me convertiría en un hada hermosa,
Y volaría tan alto, con tal de sentirlo cerca de mí,
No me importa cuan cansado sea el viaje
Ni que el desgaste de mis alas sea doloroso
No me importan los rasguños,
He olvidado el dolor,
Solo quiero amar.

Si el cielo fuera hombre
Sería mi felicidad
Mi luz
Mi vida
Mi amor.

Cielo mio, conviertete en hombre por favor.

Luna Quisán

1 Comentarios.:

Dios de mi vida, qué te puedo decir?????
simplemente maravilloso, me transportas pinche web...ojala así le escribiera yo de bonito al daniel, no no no, pero por algo estamos juntos somos tal para cual...
un besotote, gracias por tus buenos deseos y tus llamadas, siempre son una buena medicina....tqm loquita pedorrona jajajajaja mejor ni digas nada de la presión baja eh¡¡¡ grrrrr

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling