Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.


Noche,
¿qué es aquello que posees que me enloquece?
te conviertes en cómplice de la confusión endulzando mi mirada,
engañando tus sentidos y engañando a los mios
Me nublas, me pierdo en tu abismo.

Bendita noche,
Tan manipuladora y complaciente,
tan juguetona y tierna.
Noche que me acurrucas, y con la ternura de tu besos
me haces callar tajantemente.

Me gusta fantasear e idealizar que me amas,
y juego que me besas,
e imagino que me acaricias bajo aquella oscuridad
en donde las nubes ocultan a la luna para que no brille
dejando las sombras a merced de las caricias
del silencio, del deseo, de la pasión.

¿A dónde me llevas?

Noche, no quiero que amanezca
No quiero que te vayas.
No quiero que me dejes aún.
Dejame un minuto mas, aquí en la nebulosidad de tu calor.
Dejame disfrutar y beber un sorbo mas de tu esencia.
Dejame deleitarme con la embriaguez de tu supuesto amor.

Noche, que me cobijas.
Noche, que me cuidas.
Noche, que te esfumas con el tic tac de los dias.

Luna Quisan
24-03-2011


Cuando veo y escucho a otras personas contarme sus penas, las escucho y bueno, me resulta inevitable hacer un ligero y breve analisis de sus penas, mis penas y ciertas penas ajenas.

La mayoría de la gente nunca estamos conforme con lo que somos, el cómo estamos o lo que poseemos. Algunas personas nos ahogamos en un vaso de agua con cosas tan insignificantes y sobre todo que tienen solución.
Posiblemente en nuestro afán de sentirnos apreciados, atendidos y bueno, de llamar la atención, hacemos nuestras penas gigantescas. Pero, si nos detenemos un momento a analizar lo que somos, cómo somos, lo que tenemos, podríamos apreciar que independendientemente de todo estamos bien y humildemente deberíamos de agradecer y disfrutar.

Muchas veces, no estamos agusto con nuestro cabello, que si es corto o largo. Lacio o chino. Castaño, rubio, negro…, o bien, si estamos llenitas, gorditas, delgadas… y lo que a toda la gente le aqueja, lo material, el dinero, si tenemos o no tenemos, en fin…

Hay personas que padecen alguna enfermedad y luchan por continuar en este camino de la vida, de disfrutar de los días soleados, del ocaso del atardecer o bien de una noche serena con un cielo iluminado de muchas estrellas. Esas personas con tal de disfrutar de la compañía de sus seres queridos, se aferran a la vida como buenos guerreros que entregan todo en el campo de batalla con la finalidad de salir victoriosos. En esa guerra no se detienen a ver las fallas, ni ponen tanta atención a las heridas, simplemente buscan ganar la batalla, y para ello se somenten a toda clase de tratamientos los cuales dejan secuelas de las heridas de la batalla: aumentan o pierden peso, pierden cabello, se marchita la piel... la guerra no es nada fácil, pero las ganas de vivir son mas fuertes que el ponerse a pensar en el glamour. No importa perder cabello, no importa aumentar o peder peso, no importa que la piel se llene de manchas o de cicatrices, esas, son las heridas que deja la batalla.

Evitemos obsesionarnos con el aspecto fisico y tratemos de encontrar un punto de equilibrio entre lo tangible y espiritual. Demos gracias siempre por lo que somos y tenemos. Disfrutemos de cada dia. Sonriamos en todo momento y cuando sientan que se comienzan a ahogar en un pequeño vaso de agua, piensen en todos aquellos guerreros de vida.

Y, cuando por el camino de la vida se encuentren a cualquier guerrero, no olviden regalarle una sonrisa y expresar siempre admiración, porque creanme, son dignos de admiración.

Asi que, tus penas y mis penas, no son nada a comparación de las penas ajenas.


Luna Quisan
24-03-2011

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling