Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.


Recuerdo que siempre que había alguna oportunidad de pasar a su lado, de coincidir en el trayecto al trabajo, en el estacionamiento o simplemente en la maquina de coca cola, ahí estaba yo, casi casi desbaratandome para ser visible ante sus ojitos hermosos. Obvio que el tipo jamas en la vida me miró. jamás me hizo caso, es decir, fui una completa y absoluta EQUIS a su lado.

Como buena aficionada al amor platónico, siempre para mi, es indispensable saber acerca del susodicho, y ya saben, me di a la ardua tarea de investigar todo lo relacionado con el tipo: nombre, apellido, edad, aficiones, teléfono del trabajo, dirección de su casa... (no me tengan miedo que no hago daño) y porque no? inventar la clásica llamada equivocada, solo para saber si me iba a agradar el sonido de su voz!! si lo se!! estoy loca y enferma, pero no me importa, esta soy yo!! jaja

Bueno... pasa el tiempo y mi amor platónico y yo nos separamos. Le perdí la pista, y con ello el interés se fue desvaneciendo... la vida continuó para mi. De repente, hace algunas semanas volvimos a coincidir, pero entonces yo adopté otra actitud, digamos la clásica actitud de una "diva" (termino empleado cariñosamente por mis nuevos compañeros de trabajo) y entonces su actitud también cambió, es decir, buscaba mi mirada por los pasillos, en el estacionamiento y por que no? intercambiábamos una que otra sonrisa. grrrr!!! por supuesto y obvio que yo moría por dentro, pero prefería no dar a demostrar nada... de miradas y sonrisas no pasábamos, hasta que hace rato, me encontraba en el Gym y él, vuelve a hacer lo mismo, mirarme y sonreír y yo, por supuesto que correspondí con la clásica dulzura, ternura y gentileza que me caracteriza y bueno, confieso que hubo un poco, pero muy poquito de coqueteria... entonces se acercó a mi y sin mas ni mas, comenzamos a platicar!!!!! y como dirían las divinas "OH MY GOD"!!!

Me pongo a recapitular un poco y considero que mi comportamiento fue muy normal, no me derretí, ni exageré, ni nada por el estilo, simplemente fui yo misma y ya... cuando me vine a dar cuenta, estábamos platicando los dos como aquellos grandes conocidos, reímos, platicamos brevemente nuestras aventuras y bueno, quedamos de vernos al día siguiente (osea mañana) para fomentar el ejercicio. Lo más curioso del asunto, es que pensé que iba a sentir nervios, o bien, las clásicas maripositas en el estomago, pero ni una, ni otra cosa. No sentí nada de nada. Simplemente me dio gusto y ya.

Entonces, puedo llegar firmemente a la grandiosa conclusión que, cuando conoces a tu amor platónico, cuando hablas con él, convives con él, no pasa nada. Al contrario, es otro ser mas, que vive, come y duerme en la viña del señor, con sueños, anhelos, defectos y virtudes y ya.

Siempre me la he pasado pensando en aquel príncipe o caballero tierno y sincero que me quiera, ame, adore y sobre todo que me regale besos sabor a caramelo. que su aroma sea a manzana con canela y su mirada del color del chocolate.

Es cierto... he esperado y esperado y hace algunos días, alguien me dijo que yo era una mujer desesperada y recordando las ultimas palabras de mi post anterior, considero que ha llegado el momento de dejar de esperar y comencemos a actuar.

Desde hace aproximadamente 15 días, todas las noches cuando llego a casa, siempre esta parado a un lado de la puerta un pequeño Sapo. Los primeros días lo ahuyentaba, por precaución, seguridad o miedo... el chiste es que lo correteaba. Sin embargo, conforme pasaban los días el sapo seguía ahí, noche tras noche, a pesar de mis correteadas, fielmente el pobre sapito seguía parado en la puerta esperando todas las noches a que yo llegara. Una vez que yo entraba a la casa, el sapito se iba a la jardinera y ahí se quedaba.

Aunque suene algo loco, cómico o chusco, el sapito y yo nos hemos hecho grandes amigos, ya hasta platicamos! jaja. Bueno, él es algo callado, no dice mucho, la que platica mas (como siempre) soy yo y él muy atento, con sus ojitos bien grandotes me mira fijamente, espera a que entre a la casa y nuevamente se va a la jardinera.

Con el paso de los días el Sapito y yo nos hemos tomado cariño. Podrá sonar tonto, pero cuando llego a casa no hago otra cosa que pensar en si estará ahí mi tierno sapito.

No será tierno, bueno es calladito y asi se ve más bonito. A lo mejor no olera a manzana con canela pero, supongo que a algo ha de oler no? (soy adaptable a los aromas)y bueno, que les puedo decir de los besos sabor a caramelo... conformemonos con los besos... Bueno, y a todo esto, quién dijo que existía el sapo perfecto?

Ahí luego les cuento a que supo el beso. jaja

Estos últimos días me he dedicado a realizar ciertos experimentos sociales. Me ha llegado a dar cierto espanto el encontrarme con mundos completamente diferentes en los que muchas veces la gente puede tener la grandiosa habilidad de mostrar diversas caras y sonrisas muchas veces lindas y otras tantas despiadadas. Sonrisas que no sabemos realmente que oculten, o en realidad qué es lo que nos intentan decir. Del mismo modo ocurre con las miradas. Si tan solo pudiéramos ser capaces de ver a través de los ojos de la otra persona, entonces actuaríamos antes o bien estaríamos preparados para cualquier situación. Pero, lo cierto es, que ni una cosa y ni la otra suceden.

En nuestro mundo las mentiras abundan, la soberbia, apatía, ignorancia, arrogancia, vanidad, egocentrismo, superficiabilidad, egoísmo, orgullo, odio, rencor.... y es admirable que estas pequeñas palabras, puedan convertir a un ser humano en alguien completamente espantoso.

A veces me molesto conmigo misma por pecar de noble e ingenua. Tontamente pienso que no puede haber gente tan mala o bien que alguien llegue a tener dichos sentimientos, pero los hay, existen y el diablo anda suelto invadiendo corazones ajenos con sentimientos horrendos. Y es en ese momento en donde me da tristeza y otra vez, "tontamente", me quiero convertir el "Luna Quisan Teresa de Calcuta", queriendo solucionar el mundo, queriendo intentar cambiar a la gente, ayudar a aquellos que están mal". Pero no. no debe de ser así. Mis manos, aunque son grandes y delgadas, únicamente son capaces de sostener las manos que al menos para mi, son las mas hermosas, las de mi hija.

Adoro estar enamorada de la vida. Dar gracias a Dios por lo que tengo (mi hija y salud), por la maravillosa gente que me rodea y hace que mis dias sean diferentes y sobre todo, llenos de mucho aprendizaje. Adoro el reir a carcajadas. Me gusta mi espacio, mi tiempo, mis momentos de soledad y reflexión, mis ausencias, mis amigos, mi trabajo, mi maravillosa familia y aquellos seres tangibles e intangibles que sin importar cuan grande sea la distancia siempre me llaman con el pensamiento y me dan la fortaleza para agradecer por ser la persona que soy y por todo lo que puedo llegar a ser. Nunca me ha dado pena escribir lo que escribo y mostrarme tal cual soy. Pena me daría inventar un personaje, con un guión y un libreto extenso.

Y solo miro la pantalla, leo lentamente, pienso, recuerdo, me quedo en silencio. Dejo de escribir un momento y deleito a mi paladar con el sabor de unas pequeñas y jugosas uvas verdes... analizo y digo:

"Tenemos que dejar de esperar oportunidades y comencemos a crear nuestras propias oportunidades".

Ha llegado el momento de dejar de esperar. Es tiempo de actuar.

Hoy escuche esta canción y la letra me gustó...

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling