Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

“Despierta a la vida en vida”, eso fue lo que escribió Amaya en una madrugada en la que, nuevamente el insomnio se apoderó de sus noches, de sus pensamientos, de toda ella.


Curiosidad me da saber en todo lo que piensa Amaya en esas noches de insomnio. Lo increíble es, que a pesar de que el insomnio le roba las noches y los pensamientos, ella amanece fresca, risueña, radiante. Amanece con la energía y vitalidad necesaria para recibirte en su casa con una sonrisa y sus tejidos.

Te puedo contar que estuve platicando con ella y vi a una mujer fuerte, sensible, tranquila. Una mujer que disfruta y se emociona con todo lo que ocurre a su alrededor y que es motivado para su apoyo.

Ayuda, eso es Amaya, ayuda a las personas con Cáncer. Ayuda a todo aquel que lo necesite.

Agradecimiento, un complemento más para Amaya. Agradecimiento ante todo y por todo. Ella quisiera conocer y agradecer a cada una de las personas que la impulsan a seguir adelante en esta lucha, a todas aquellas personas que la han ayudado a ponerse la armadura de guerrera y han llenado sus días de fortaleza.

Amor, eso es Amaya. Amor a la vida. Amor por su chiquín. Amor por su Aleks, Amor por sus padres. Amor por sus amigos. Amor por toda la gente que la apoya. Y todo esto lo vuelvo a repetir: “Amor a la vida”.

Gracias a ti, gracias a todo esto, tenemos a una mujer que sigue amando a la vida y sigue sonriendo y disfrutando cada momento. Amaya esta despierta a la vida en vida, con su armadura puesta y está más que lista para la batalla.

Y por último te digo, que esas gotitas de agua salada que se fugan tan fácilmente por los ojitos de Amaya, son de felicidad, de agradecimiento a la vida, de agradecimiento a ti, porque sin tu apoyo, esa armadura no tuviera tanta fortaleza.

¡Gracias!



Todos unidos @PorAmaya, seguimos luchando contra el Cáncer.


Luna Quisan
22/02/2011

Cuando la conocí, se me hizo una mujer más. Recuerdo que incluso hablé, critique, me desesperé, pues, su grandiosa particularidad son sus “olvidos” repentinos. En aquel tiempo, recuerdo que me molestaba el hecho de que fuera una mujer altamente despistada, no lo podía creer, hoy, que la conozco un poco más, lo entiendo todo.

¿Quién es ella? Una mujer mexicana, que en las mañana se convierte en madre, y después es mujer trabajadora, a la hora de la comida se convierte en maestra, regresa a su rol de trabajadora y más tarde, en madre, esposa, religiosa, hija, amiga…

¿Quién es ella? Una mujer que se la pasa ayudando a los demás. Que busca la forma de apoyarte, y si no puede, simplemente te escucha, aconseja, comprende. Una mujer que procura y lucha día a día por no juzgar.

¿Quién es ella? Una mujer que te habla de las historias de la Biblia como hechos que sucedieron hace poco. Te cuenta cada capítulo y comienza narrando la historia, como si platicará de la vida de un primo, hermano, vecino y entonces, yo estoy tan atenta escuchando todo lo que tiene que contarme, y lo mas chistoso de esto es la emoción que ella le da y el énfasis y éxtasis que pone al momento de platicarlo, lo disfruta tanto, que contagia!

Y ahora, puedo decir que entiendo sus “olvidos” repentinos, pues, tantos roles que maneja esta mujer, que realmente es un milagro que aun no se le olvide su nombre: Carolina (Mujer fuerte, valiente).

Es grato y satisfactorio encontrar a mujeres con ella en este camino de la vida.


Luna Quisan
16/02/2011

Mientras dormía, en mis sueños me abordó el antojo por beber una taza de café. Despierto y ahí estas, a mi lado. Dejo la cama cuidadosamente para no motivar a que tu sueño se interrumpa.
Y mientras caminaba hacia la cocina, mi desnudez, mi excitación, tu aroma impregnado en cada parte de mi cuerpo y mi ansiedad me acompañaban a preparar la dichosa taza de café.

Mientras espero a que esté listo, me recargo sobre la fría pared y cierro los ojos, disfruto de su contacto, de su frialdad y la manera en cómo eriza mi piel. En ese instante, me vienen los recuerdos de tus besos, tus caricias y manera tan deliciosa del vaivén de nuestros cuerpos, con un ritmo exacto, con un ritmo sereno y a la vez intenso, con un ritmo único que solo nuestros cuerpos son capaces de dar.

El café está listo, sirvo dos tazas y mientras las sirvo me gusta sentir como el vapor de aquel liquido obscuro se asoma por mi vientre, por mis pechos y como estos hacen que mis pezones se pongan duros y tiernos, ricos y suaves, como pidiendo a gritos el roce de tu lengua y culmine con un delicado beso.

Tomo las tazas y regreso a la recamara. Aún duermes y te contemplo y cuando intento beber un sorbo de mi añorado café, escucho voces, ruidos. ¿Alguien me llama? Me siento extraña.

Abro los ojos y me veo sola, en mi cama y con pijama.


Luna Quisan
03/02/2011

Y pensar que aquellos besos traicioneros terminaron por abrir el caparazón de su corazón, recordando en la bruma de aquel polviento y solitario pasado la unión de dos cuerpos que entregaron su amor.

Y pensar que aquellas caricias aparentemente falsas ante los murmullos de la ociosa muchedumbre, resultaron ser el principio de algo deseado, añorado, prohibido e inexplicable.

Y pensar que aquella extraña locura, resulta ser hoy una locura real de dos almas dementes dispuestas a afrontar su realidad.

Y pensar que existió un pasado.
Y pensar que se disfrutó un presente.
Y pensar, pensar, pensar…en un futuro irrealmente perfecto para esta realidad de dos pequeños seres un tanto locos, un tanto cuerdos.

Luna Quisan
2/02/2011

Y que la vida es una.
Y que las sonrisas se iluminan.
Y que las miradas se cruzan.
Y que los cuerpos se acoplan.
Y que los besos callan palabras absurdas.
Y que tu calor protege.
Y que la muchedumbre habla.
Y que el rumor prosigue.
Y que mis ojos te miran.
Y que tu mirada grita.
Y que tus labios me callan.
Y que tu corazón me cobija.
Y que la muchedumbre se aburre.
Y que seguimos juntos.
Y que los dos nos reímos.
Y que somos felices.
Y que la vida sigue.
Y que la vida solo es una.

Luna Quisán
02/02/2011

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling