Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

En el mundo de las apariencias el sol brilla con una fuerza impresionante, hay un arcoíris con colores radiantes, alegría, emociones hermosas, sonrisas, todo pareciera una hermosa perfección.

 ¿Qué tan difícil es decir: lo siento?
¿Qué tan difícil es decir: me equivoque?
¿Qué tan difícil es decir: discúlpame?

Y mientras me cuestiono esto, una y otra vez, no puedo dejar de recordar mi etapa adolescente, en donde a la luz de la luna, escribía mis primeros pensamientos.

Por momentos, cuando me siento triste quisiera correr y desahogar mis pensamientos furicos en aquella libreta vieja, si, aquella libretita que fue cómplice de mis inquietudes y locuras, amores y desamores, triunfos y muchos fracasos.

¿Por qué no recurro a ella? La verdad, no lo sé. Posiblemente, porque solo lo he pensado y prefiero quedarme en mi cama, aplastada, abrazando una almohada que me acurruca, llevándome al sueño de mi escapatoria depresiva.

Sin embargo, en días como hoy, donde el superficial sol brilla en el mundo de las apariencias, quisiera gritar al viento, quisiera llorar a moco tendido hasta quedar dormida por el llanto, quisiera correr y correr, escapar de la realidad, para alejar de mí, esas mismas palabras, ese mismo enunciado que una y otra vez me taladra esta cabecita loca: ¿Qué estoy haciendo mal? Si tan solo alguien se pudiera meter en esta cabecita y en este corazón, comprendería y entendería mi forma de pensar?

A veces, ese desgaste diario de anexos, agregados e invitados, va debilitando mi fuerza y tengo mucho miedo de llegar a un punto del camino en el que solamente me siente a contemplar el andar rutinario de todos los individuos que giran en mi entorno, y yo, ahí, sin hacer más, sin avanzar, sin ganas de hacer nada, de continuar.

Y por eso y muchas otras tantas cosas más, me pongo a recordar aquellos días de adolescente, donde la luna, el techo de mi casa y mi perrito, eran testigos fieles de aquellos pensamientos. Donde solamente tenía que luchar con las sombras que me perseguían en la oscuridad y nada más.

Pensamientos infinitos vuelan,
Vuelan tanto que se pierden en la nada,
Nada queda de mí solo una sombra,
Sombra que significa luz para la calma.

Marzo/2013

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling