Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

La otra noche, iba camino a casa con mi pedacito de luna. De repente comienza a llover un poco fuerte y sin más ni más, me preguntó: Mamá, por que llueve así?

Confieso que no pensé ni dos veces mi respuesta. Es más, sencillamente se me ocurrió y cuando me vine a dar cuenta, madre e hija estaban organizando la vida del cielo, la luna, las estrellas y el ratón de los dientes...

-Mamá… por qué llueve así?
-Llueve así por que el cielo esta llorando, por que la luna no quiso jugar con él.
-Y las estrellas también no quisieron jugar con él, verdad?
-Así es, las estrellas y la luna se fueron a esconder, quien sabe a donde, para que el cielo no las viera... tu crees! Que tremendas son verdad?
-Si mami, ay! Pobrecito el cielo, yo creo que debería de platicar con la luna y las estrellas, para que vuelvan a ser amigos todos, no crees mami?
-¡Claro! Yo creo que cuando deje de llover es por que la luna y las estrellas ya le pidieron disculpas.
-Mira mami! Ya esta dejando de llover, a lo mejor ya están platicando, pero… no veo la luna.
-Por ahí anda, revoloteando entre las nubes.
-Se me hace que los ratones que viven ahí con la luna han de estar comiendo mucho quesito. Oye mami, y en la luna también vive el ratón de los dientes?
-Claro mi amor!! En la luna vive el ratón que hace los quesitos tan ricos que te comes y el ratoncito que se lleva tus dientes.
-Y me deja mi dinerito! a mi me gusta el ratón de los dientes. Por que a ti no te viene a ver ya el ratón? Ya no es tu amigo?
-No nenita, lo que pasa es que a mi ya se me cayeron mis dientitos de niñina.
-Ah! si, ahora ya tienes dientes de mamá, así los voy a tener yo como tu verdad?
-Claro! hasta mas bonitos.
-Mami, yo quiero ser asi como tu, es que tu estas bien bonita.
-Ay mi vida! pero tu vas a estar aun mucho mas bonita, por que eres hermosa!
-Yupiiii... te amo mamita yuyito.
-Y yo tambien te amo, anita yuyita.

La conversación siguió y fue sumamente amena. Ella quedó muy contenta y emocionada con la historia que cada vez que mira el cielo y lo ve lindo y despejado, lo primero que le viene a la mente es que el cielo esta muy contento.
Así que, ahora ya saben que cuando llueve es por que el cielo anda triste por que la luna y las estrellas no quisieron jugar con él. Que el queso vienen de la luna y es hecho por ratones y ahora que lo pienso, el dinero que deja el ratón de los dientes a los niños, a lo mejor lo saca de la venta de los quesos no? jojo!

4 Comentarios.:

Hoy ha llovido a ratos por acá. El cielo está medio terco. Se ve confundido. Llora a ratos pero no ha permitido que se cierren todas las nubes. Ha dejado que asome uno que otro rayo de sol. Y la luna empieza a asomarse. No sé si tengan algo qué perdonarse. Sus desapariciones repentinas son comprensibles. Pero ya se ve que el cielo es un chillón, qué se le va a hacer.

que cosa tan mas bonita escribiste vieja....sniffff, sólo tú puedes hacerlo así...mágicos los momentos con nuestros hijos no crees????
tqm lokis

Lunita , esa imaginación solo puede ser tuya, que padre explicarle eso a tu lunititita, en su vida lo va a olvidar.
P.D. Voy a hacerme unas quesadillas.

Jajajaa, la venta de quesos, jajaja, que cosas tan bellas podemos contar y asi estimularles la imaginacion :) Wow, lo haces muy bien con Any... las extraño :)

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling