Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

La otra noche, iba camino a casa con mi pedacito de luna. De repente comienza a llover un poco fuerte y sin más ni más, me preguntó: Mamá, por que llueve así?

Confieso que no pensé ni dos veces mi respuesta. Es más, sencillamente se me ocurrió y cuando me vine a dar cuenta, madre e hija estaban organizando la vida del cielo, la luna, las estrellas y el ratón de los dientes...

-Mamá… por qué llueve así?
-Llueve así por que el cielo esta llorando, por que la luna no quiso jugar con él.
-Y las estrellas también no quisieron jugar con él, verdad?
-Así es, las estrellas y la luna se fueron a esconder, quien sabe a donde, para que el cielo no las viera... tu crees! Que tremendas son verdad?
-Si mami, ay! Pobrecito el cielo, yo creo que debería de platicar con la luna y las estrellas, para que vuelvan a ser amigos todos, no crees mami?
-¡Claro! Yo creo que cuando deje de llover es por que la luna y las estrellas ya le pidieron disculpas.
-Mira mami! Ya esta dejando de llover, a lo mejor ya están platicando, pero… no veo la luna.
-Por ahí anda, revoloteando entre las nubes.
-Se me hace que los ratones que viven ahí con la luna han de estar comiendo mucho quesito. Oye mami, y en la luna también vive el ratón de los dientes?
-Claro mi amor!! En la luna vive el ratón que hace los quesitos tan ricos que te comes y el ratoncito que se lleva tus dientes.
-Y me deja mi dinerito! a mi me gusta el ratón de los dientes. Por que a ti no te viene a ver ya el ratón? Ya no es tu amigo?
-No nenita, lo que pasa es que a mi ya se me cayeron mis dientitos de niñina.
-Ah! si, ahora ya tienes dientes de mamá, así los voy a tener yo como tu verdad?
-Claro! hasta mas bonitos.
-Mami, yo quiero ser asi como tu, es que tu estas bien bonita.
-Ay mi vida! pero tu vas a estar aun mucho mas bonita, por que eres hermosa!
-Yupiiii... te amo mamita yuyito.
-Y yo tambien te amo, anita yuyita.

La conversación siguió y fue sumamente amena. Ella quedó muy contenta y emocionada con la historia que cada vez que mira el cielo y lo ve lindo y despejado, lo primero que le viene a la mente es que el cielo esta muy contento.
Así que, ahora ya saben que cuando llueve es por que el cielo anda triste por que la luna y las estrellas no quisieron jugar con él. Que el queso vienen de la luna y es hecho por ratones y ahora que lo pienso, el dinero que deja el ratón de los dientes a los niños, a lo mejor lo saca de la venta de los quesos no? jojo!

4 Comentarios.:

Hoy ha llovido a ratos por acá. El cielo está medio terco. Se ve confundido. Llora a ratos pero no ha permitido que se cierren todas las nubes. Ha dejado que asome uno que otro rayo de sol. Y la luna empieza a asomarse. No sé si tengan algo qué perdonarse. Sus desapariciones repentinas son comprensibles. Pero ya se ve que el cielo es un chillón, qué se le va a hacer.

que cosa tan mas bonita escribiste vieja....sniffff, sólo tú puedes hacerlo así...mágicos los momentos con nuestros hijos no crees????
tqm lokis

Lunita , esa imaginación solo puede ser tuya, que padre explicarle eso a tu lunititita, en su vida lo va a olvidar.
P.D. Voy a hacerme unas quesadillas.

Jajajaa, la venta de quesos, jajaja, que cosas tan bellas podemos contar y asi estimularles la imaginacion :) Wow, lo haces muy bien con Any... las extraño :)

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.
Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling