Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

Por momentos, me he llegado a sentir tan tonta, sumamente tonta, pues... digamos que "tontamente" confio en toda la gente y procuro no pensar en las tantas cosas malas que pueden habitar en aquellas mentes misteriosas y un tanto enfermas, impregnadas por los espiritus del odio y la maldad.

Y es que, me cuesta mucho trabajo asimilar que alguien pueda ser capaz de matar, de torturar, de manchar su conciencia con sangre ajena.

¿Qué haces cuando a un ser querido le fue arrebatada la vida a puñaladas?

Es entonces, cuando pienso y pienso y sigo pensando en la gran fortaleza y paz interior que debe de tener una persona, para aceptar y enfrentar tal situación. Para perdonar al dueño de aquellas manos. Para no llenar su corazón de coraje, rencor, ira, venganza. Para no desear el mal, ni pedir justicia. Sencillamente, para aceptar la muerte como una hermosa transformación, como una bella recompensa por haber concluído exitosamente tu misión en esta vida.

Asi es Alma. Una mujer merecedora de ese nombre. Una mujer grande de espiritu y fortaleza. Capaz de aceptar tal arrebato con resignación y con la esperanza de poder concluir algún día su misión y poder ganar el premio divino...estar a lado de su hermana.

0 Comentarios.:

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling