Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

Camine por un sendero oscuro, con mis ojos vendados y en mis manos traía una espada y un escudo para defenderme. Me defendia de todo y por todo, tenía miedo de lastimarme en el camino, miedo de volver a caer y no poder levantarme. Sencillamente, intentaba ir con cautela por aquel camino.

A lo lejos, había una lucecita. La veía tan lejana, que pensé que iba a ser imposible alcanzarla. Mientras intentaba acercarme, el miedo crecía mas y mas... por un momento me aterré, por que pensé que aquella luz que veía era solo producto de mi imaginación, de mi desesperación por salir de la oscuridad. Continue caminando, muy lentamente, poco a poco... habían unas ramas que me impedían llegar a esa luz, trataba de safarme de ellas, pero eran tan fuertes y cálidas a la vez que caí en un confort. Esas ramas no dejaban que mis manos me movieran libremente, mis piernas se comenzaron a entumecer y mis ojos de nublaron de repente. Me comencé a desesperar por que esa no era la vida que yo quería. Yo anhelaba vivir, sonreír, volar, disfrutar, reír hasta llorar, anhelaba ser feliz y aquella oscuridad no era para mi. A como de lugar quería llegar a esa luz, quería ver que existía realmente y que no era producto de mi imaginación desesperada y desatinada.

Recuerdo que comenzó a llover fuerte. Las gotas de la lluvia lastimaban mi cuerpo, pareciera que las gotas estaban sobre mi cabeza o que alguien me aventaba esas gotas de lluvia como piedras con el afán de lastimarme. Me quedé en un rincón, acurrucada, protegiendo mi cuerpo únicamente con mi escudo. Me cansé tanto, que me quedé dormida.

Cuando desperté, solo tenía unas cuantas ramas enredadas en mis pies, con mi espada las corté, caminé cuidadosamente para no hacer ruido. Me sentí liberada, pero... aún seguía en la oscuridad. Las ramas de dieron cuenta de mi escape, comenzaron a perseguirme y yo estaba tan desesperada por liberarme de aquel lugar que corrí y corrí desenfrenadamente, corrí tanto que el aliento se iba fugando de mi cuerpo, no quería que me volvieran a atrapar, no quería quedarme ahí, quería volar, soñar, disfrutar, reír hasta llorar!!. Mi desesperación por huir, por vivir era enorme.

Mis ojos seguían nublados, continuaba corriendo a ciegas, desenfrenadamente. La asfixia se apodero de mi cuerpo cuando mi aliento mi abanono, pensé que moría, comencé a temblar y las fuerzas se desvanecieron por completo, no podía más, solo cerré los ojos y caí al suelo.

Tuve un sueño, recuerdo que estaba en un jardín grande, a lo lejos había un árbol con flores amarillas y de el colgaba un columpio. También, había una casa de color blanca con rojo, era grande y parecía cálida. Había un aroma, un aroma que se me hacía familiar. No dejaba de escuchar el latir de mi corazón, quien se iba controlando con mi respiración. Seguía latiendo, eso quería decir que no estaba muerta!! pero... aquel aroma, no lo podía desfragmentar, quería conocer el origen de aquel aroma inquietante.

Trate de abrir los ojos, lo intente muchas veces, pero no podía. Me sentía muy cansada, sin embargo, aquel aroma me seguía dando vueltas y vueltas... pero.. algo en mi me detenía. Volví a dormir.

Cuando logré abrir los ojos, mi vista estaba cegada. Había vivido tanto tiempo en la oscuridad que mis ojos no podían concebir tanta luz. ¿Dónde estaba? ¿Qué lugar era ese? ¿Realmente seguía viva?

Nuevamente, aquel aroma regreso. El misterioso aroma. Me desesperé!. Me senté y tallé fuertemente mis ojos, pensando que con tallarlos de esa manera iba a poder regresar la vista a mi. Fue inútil. No podía ver.

Me sentía pérdida, no sabía donde estaba y sí seguía en la oscuridad. No sabía que era aquel aroma. Lloré! lloré mucho! lloré de desesperación, de frustración. Grite!! Maldije una y mil veces!!. Me desvanecí nuevamente.

Desconozco cuanto tiempo habrá pasado, pero... nuevamente aquel aroma inquietante me despertó. Abrí mis ojitos y logré ver!! Estaba un hermoso jardín lleno de lilis, habían de muchos colores. Había luz, mucha luz. También había un árbol a lo lejos con flores amarillas y en el un columpio. Todo eso me sonaba familiar, era como si yo ya hubiera estado ahí antes. Recordé aquel sueño!! si!! la casa -pensé por un instante- Había una casa en mis sueños. ¿Dónde esta la casa?.

Efectivamente, ahí estaba la casa. En realidad era un sueño? Era yo? No comprendía donde estaba. Me senté pesando si realmente estaba viva o muerta. Si estaba despierta a dormida. No lo supe. Me quedé contemplando aquel lugar y aquel aroma un buen rato. Comenzaba a hacer frío. Mi vestido estaba sucio y rasgado. No lograba separar la realidad de los sueños. No sabía lo que estaba viviendo.

El viento se agudizo. Los pétalos de las lilis comenzaron a desprenderse de sus tallos. Los pajaritos buscaron un lugar seguro. Las hormigas regresaron a su hormiguero y así, todos tenían un hogar a donde llegar a refugiarse. Yo, solo me quedé ahí, sentada, abrazando mis piernas, viendo como el viento se llevaba los pétalos de aquellas flores. No tenía un hogar, no sabía dónde estaba.

Me quedé mirando aquella casa grande. De repente, alguien salió de ahí. Era un hombre. Creo que era el dueño de aquel jardín. Cuando me vio salió enfurecido y me gritó: Hey!!!.

Me asusté. Salí corriendo e intente respaldarme en aquel árbol de flores amarillas. Tenía mucho frío. Estaba temblando. De repente, sentí la presencia de alguien a mi lado. Era el mismo hombre de aquella casa. Cuando vi sus ojos me quedé callada. No dije nada. Él solo me dijo con una hermosa sonrisa: Dónde te habías metido todo este tiempo? Te estuve buscando.

Sin decir una palabra, vi la calidez de su miraday su sonrisa franca. Mi cuerpo estaba helado y mis fuerzas se habían ido. Aquel hombre, me cargo y me llevó a aquella casa blanca y cálida.

Mientras caminaba hacía la casa por aquel jardín, los pétalos de las lilis se envolvieron en mi cabello. Era tan cálido estar ahí, que... ya no recuerdo. Me desvanecí.

No se, si fue un sueño o la realidad. No se si estoy viva o muerta, pero... no importa por que de cualquier forma, estoy en el paraíso.

7 Comentarios.:

Sueño o realidad, se necesita tener tu sensibilidad para narrar lo que has narrado... Enhorabuena por el regreso de la inspiración nocturna, que más de uno echábamos de menos. Y enhorabuena por los buenos motivos que esa inspiración tiene para estar de vuelta.

Un abrazo grande desde este defectuoso de climas paradójicos hasta las costas del Golfo. :)

Aplausos!! No te merecemos! No te merecemos!!! :-0

Si hubieras visto la sonrisa que dibujaba tu rostro ese día...
me sentí tan contenta, de verte así¡¡¡no mames pinche vieja¡¡¡¡

Ya no eres luna menguante, eres luna llena ahora¡¡¡¡

Me da gusto saber que has encontrado esa "lucecita", ojala y cada vez te alumbre mas y mas...

Me da gusto saber que esa oscuridad que mencionas este quedando atras....

Me da gusto saber que hayas logrado vencer a esas ramas fuertes y calidas...


Me da gusto saber que vuelves a sonreir, a volar, a disfurtar, a reair hasta llorar, a ser feliz...

Me da gusto saber que las gotas lluvia no te lastimaran mas...

Me da gusto saber que "tus" ojos ya no se nublaran mas...

Me da gusto saber que tienes en "tus" manos la felicidad...

Me da gusto saber, que ese lugar en un principio desconocido...ahora este claramente identificado como el paraiso...

Me da gusto saber, que ese hombre con mirada calida y sonrisa franca te haya encontrado...

Solo quiero decirte que los sueños son el principio de la realidad...y que no te preocupes, pues estas viva!!!

LC.

P.D. La felicidad es ahora tu prioridad, lo demas ...no importa.

La realidad es una ilusión...

guau que relato que bueno que has encontrado esa inspiración es muy grato leerte que bien felicidades que no caiga que no caiga...salud os!

amiga!!! un beso y un abrazo muy grande!!! me kede esperando tu llamada la semana pasada para lo del teatro, bueno supongo que por algo habrá sido...espero q nos veamos pronto!!

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling