Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

Por un momento creí perderme
Por un momento creí ya no estar más aquí
Situaciones van y vienen
Y yo sigo aquí.

Por un momento creí estar sola
Pensé ingenuamente que nadie me observaba
Sin embargo, las miradas se comenzaron a clavar
Llegando al centro de mi corazón,
Paralizada quedé, mi piel cambió de color.

Los ojos se me congelaron, cristalinos quedaron
Ni una lágrima pudo rodar por mi piel pálida, por mi mejilla...
Y yo, ahí parada, sintiendo como esa mirada penetraba mi corazón…
Sintiendo como lentamente la sangre fluía por mi pecho…

Débil me sentí por un momento,
Mis piernas segundo a segundo iban perdiendo fuerza
Y yo, ahí… sintiendo el correr de mi sangre, tibia… tibia.
Sintiendo calor, frío, qué se yo…
Sintiendo mi alma separarse de mi.
Tu voz, ya no me alcanza, ya no me toca
Tu voz, ya no me hace nada
Tu voz… tu voz… tu voz

El silencio de mis labios sellado por tu aliento
El silencio de mi corazón sellado por tu mirada
El silencio de mi ser.
Mi silencio, se ha ido con el viento.

3 Comentarios.:

;) Excelente lunitaaaaa¡¡¡¡ excelente me encanta esa inspiracion nocturna, sabes me fascina como el lenguaje se transforma y alcanza una dimension artistica, la ultima estrofa genial...

ocurrente soledad dijo... 5 de febrero de 2009, 22:17  

hola lunita espero y te guste mi pika he¡¡¡ hace ratos no le puse identidad jeje se me olvido :)

Hermosas letras!!!! Que bonito escribes y yo que ando que no se me ocurre ni un renglon. Saludos y un abrazo enorme.

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling