Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.


Noche,
¿qué es aquello que posees que me enloquece?
te conviertes en cómplice de la confusión endulzando mi mirada,
engañando tus sentidos y engañando a los mios
Me nublas, me pierdo en tu abismo.

Bendita noche,
Tan manipuladora y complaciente,
tan juguetona y tierna.
Noche que me acurrucas, y con la ternura de tu besos
me haces callar tajantemente.

Me gusta fantasear e idealizar que me amas,
y juego que me besas,
e imagino que me acaricias bajo aquella oscuridad
en donde las nubes ocultan a la luna para que no brille
dejando las sombras a merced de las caricias
del silencio, del deseo, de la pasión.

¿A dónde me llevas?

Noche, no quiero que amanezca
No quiero que te vayas.
No quiero que me dejes aún.
Dejame un minuto mas, aquí en la nebulosidad de tu calor.
Dejame disfrutar y beber un sorbo mas de tu esencia.
Dejame deleitarme con la embriaguez de tu supuesto amor.

Noche, que me cobijas.
Noche, que me cuidas.
Noche, que te esfumas con el tic tac de los dias.

Luna Quisan
24-03-2011

1 Comentarios.:

Dicho de esta manera a mí también me encanta la noche...Y te hablo a ti noche. Aunque te vayas siempre vuelves a aparecer: vete para que pueda volver a encontrarte. Aquí te espero(jajaja) ;)

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling