Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.


Recuerdo que, cuando iba en primero de secundaria en la escuela Miguel Alemán, admiraba a Amaya Marichal. Era una niña popular, amigable, risueña, ocurrente, deportista, muy inteligente y buena alumna, sobresalía académicamente en todo y bueno en ese tiempo, agreguémosle que era novia de mi amorcito platónico de aquel tiempo “Mario Torres”.
Amaya siempre andaba corriendo, saltando, alegre, muy alegre. Conforme paso el tiempo cada quien tomó caminos diferentes, sin embargo, ella es una de esas personas que nunca olvidas y siempre te preguntas: ¿qué habrá sido de la vida de Amaya?


Pasaron muchos años y nunca me llegué a imaginar que un blog nos llegara a unir, que por un blog nos volviéramos a encontrar. Recuerdo que, gracias a la “Y” encontré el blog de Amaya y cuando tuve una buena oportunidad, me pase toda una madrugada leyendo cada uno de sus post. Parecía loquita riéndome sola en la madrugada ante tanta ocurrencia, también debo de confesar que aprendí de política y de sus buenas críticas, como solo ella las sabe hacer. Día a día, estaba al pendiente de una publicación de Amaya.


Esa madrugada que leí su blog, pude apreciar en todo lo que se había convertido. Una mujer luchona, de espíritu libre, imparable, ansiosa de aprender, devoradora de libros, amante de la política, una mujer creativa, ocurrente, apasionada del diseño, tejedora de hermosas bufandas, protectora de animales, amiga, esposa y hasta hace dos meses madre.


Si tu, querido lector, estás leyendo estas líneas, te sugiero que entres a su blog y conozcas un poco mas de ella y sepas de lo que te hablo. Te puedo hablar de la fuerza que ha tenido y a todo lo que se ha tenido que enfrentar desde que comenzó con la parálisis facial. Hoy, Amaya lucha como toda guerrera con uñas y dientes para vencer el Cáncer que se ha apoderado de varias partes de su cuerpo. Hoy, Amaya se aferra a la vida, pues un bebecito de apenas 2 meses de nacido la necesita en su mundo, en el Mundo que Amaya creo para él. Hoy, querido lector, Amaya Marichal necesita de ti, de mí, de nuestra ayuda para poder continuar con su lucha contra el Cáncer. Hoy, Amaya Marichal lucha por su vida y con tu ayuda podemos hacer su lucha todo un éxito.



Luna Quisan.

12-enero-2011

Multipliquemos fuerzas para Amaya y recuerda que “los granitos de arena forma montañas”.

2 Comentarios.:

¡Qué bueno que Amaya pueda contar con amigas como tu!

Y parece que la chica se lo ha ganado; parece que ella se merece todos los elogios que le dan porque es tan fácil de querer. Mírame a mí que sólo había leído unas cuantas páginas de su blog (por ahí me enteré de sus vicisitudes previas) y he sentido como si fuera algo personal su recaída con la enfermedad.

Pero bueno, cosas como esas nos enseñan también a sacar la mejor parte de nosotros...; tu mejor parte, la mía, la de todos y aprendemos también a reconocer qué es lo importante en la vida..

Gracias te doy por enseñarme, mostrarme, por lo que has estado haciendo por ella y por los demás Dear Friend!

Pues llego a leer tu blog por medio de Amaya. Así como tú, he reído tantas veces leyendo su blog que paré de contarle. También pasé una primera madrugada por horas y horas pegada al monitor.

Saludos, y bonitas líneas para Amaya.

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling