Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

Así es, yo me quedé atónita, estupefacta, pasmada..., ante semejante hecho, cuando le dije a mi hija:

- Recoge tu cuarto.
- Ya lo recogí, pero Sofía no recoge.
- Bueno. Ok. Yo no sé, pero yo quiero que ese cuarto quede recogido, oki?
- Ay mamita! es que sofía no recoge nada! en serio que ya me enoje con ella, por eso, ya le dije que el diablo se la va a llevar.
- Y a dónde se la va a llevar el diablo?
- Pues a su casa!!
- Y dónde está su casa?
- Ayy!! pues en el cielo mamá!

Wow!! Acaso, me perdí de algo?

3 Comentarios.:

O sea que el Diablo es... ¡DIOS! jajaja

Magnífica oda a la teología moderna... me encanta tu hija.

Saludos Lunita, vi tu llamada perdida, nada más que yo misma andaba medio perdida.

Un abrazo!

AJA! ahora todo comienza a tener sentido!... aunque debo de aceptar q esa teoria no la habia escuchado y mira q me encantan las teorias teologicas! mmmm, tal vez todo se deba a una ligera confusion por aquello del angel caido, por q a fin de cuentas... donde se supone q viven los angeles? ;)

Amayita!!! Ya seeee, las cosas que viene a aprender uno, de tanta ocurrencia infantil...

No te preocupes, luego te hablo, solo quería saber que todo estuviera bien, te mando un fuerte abrazo!!

Gretzie: en mi casa no??? jijiji

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling