Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.


¿Qué se supone que se debe hacer, cuando de repente uno se pone a dieta y por azares del destino tiene en sus manos un delicioso y suculento chocolate?

4 Comentarios.:

ahhh! el chocolate! es uno de esos placeres de esta vida de los cuales uno nunca parece saciarse, sera por eso q dispara los mismo quimicos q se segregan al enamorarse? en fin, no creo q nadie te culpe por caer en la tentacion y el q este libre de pecado...pues invita las barras de chocolate por ñoño!; aqui te dejo algo de la red inspirado por el chocolate:
Oda al chocolate!

Chocolate, chocolate,
dichosa perdición,
con almendras, blanco o puro,
siempre caigo en la tentación.

Su sabor me obnubila,
su tacto me fascina,
su color dilata mis pupilas
y sus calorías en mis caderas anidan.

Chocolate, chocolate,
en tableta, cereales o con cerezas,
siempre me hace perder la cabeza.

¡Olvida el amor!
Si tienes chocolate nada puede ser mejor.

Ea! Me gustó esa aportación Gretzie!!! A olvidar el amor... voto por el chocolate!!!

Así que ya sabe Lunita... atásquese!!! jejeje

;)

dale cran, matanga a darle saludos...

jajajaja Gretzie!! me encanta la parte en la que dice: "sus calorías en mis caderas anidan"... AHORA ENTIENDO!!! jajaja.. eres un encanto! un beso!

Ernestito conociendome como me conoces y como crees conocerme ese atasque puede traer terribles consecuencias !!!

Panchin... esa botellita de vino que traigo en la sangre me ha hecho reafirmar las decisiones... un beso!!

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling