Pedacito de luna

Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, compartiendo un pedacito de mi.

De vez en cuando la vida afina con el pincel, se nos eriza la piel y faltan palabras, para nombrar lo que ofrece a los que saben usarla...
 
De vez en cuando la vida nos gasta una broma y nos despertamos sin saber que pasa, chupando un palo sentado, sobre una calabaza.


Ha sido todo tan rápido, que no me he dado el tiempo de detenerme un momento y analizar todo lo que ha pasado en estos escasos 4 meses. Terminé el 2013 con un terrible hueco en el corazón y así, inicié el 2014. Extrañándola día y noche. Recordando cada momento vivido desde mi infancia. Aquellos suculentos desayunos, los domingos de misa y saliendo era muy seguro que me compraría unos churros en el mercado. Regresábamos a casa, caminando por los callejones, las bolsas llenas de "mandado" para preparar aquel delicioso desayuno. Nuestro andar era bajo el sol, pero con una sombrilla siempre cubriéndonos.
 
¿Qué puede escribir una nieta de su abuela? de la mujer que fue mucho mas que una abuela, de la mujer que se convirtió en una verdadera madre. Ella era, y digo "era", porque su alma, su espíritu y toda ella está con Dios, aquí solo yace su cuerpo en su natal Chacalapa. Les podría contar del montón de travesuras que le hacia, de que adoraba verla tejer en su merecedora, con bata de colores manchada de comida, sus sandalias blancas y mugrositas, sus aretes de oro y su cruz colgada al cuello. Siempre sonriente, recibiendo a todos con una buena actitud, muy amable y atenta. Siempre ofreciendo algo para comer. 

Ella era una mujer que amaba a sus hijos por sobre todas las cosas. Dio tanto amor, que muchos no supieron valorar eso tan hermoso que les brindaba. No dejare que ese oscuro recuerdo manche las palabras que quiero plasmar hoy aquí. Quiero contarles que mi abuelita era mujer única, dispuesta a dar. Una mujer que vivió 96 hermosos años como una verdadera Reina. Entregada en cuerpo y alma a los suyos y criando a su estilo Chacalapeño a mi Pedacito de Luna.  
 
Aún duele, duele mucho su partida. La extraño, porque a pesar de sus 96 años, pienso yo, que pudo haber estado aquí, unos cuantos años mas, pero solo Dios sabe porque las cosas tuvieron que ser así.
 
Fue una mujer tan buena y linda, que Dios le concedió la dicha de despedirse tranquilamente durante una semana de la gente que verdaderamente la quería. Tan lucida, recordando siempre a todas las personas, platicando de las anécdotas del pasado y cuando ya era hora de que las visitas se retiraran, muy a su estilo, les daba una bendición. Bendición que a muchos nos hizo un nudo en la garganta y nos arrojaba al llanto. No hubo persona alguna que no derramara una lagrima mientras daba esa bendición.
 
Al principio yo estaba muy enojada con muchas personas, y no entendía porque a ella, siendo una mujer tan buena, le tenía que pasar eso, tenía que terminar sus días con esa tristeza en el corazón. Estuve enojada muchos días, no era justo, no para ella. Pero hoy, trato de ver las cosas de otra forma y entiendo que son los designios de Dios y que era su momento.
 
Y estoy más agradecida porque yo me lleve la mejor parte de ella, tuve la dicha de estar de pie a su lado, de cuidarla, como ella me cuidaba cuando yo era una bebe. De darle de comer, así como ella me atendía y procuraba cuando preparaba mi comida. De bañarla y peinarla, así como ella me bañaba en la batea de la casa a jicarazos. De cuidarle el sueño mientras dormía, contemplarla al dormir, cambiarla, limpiarla, en fin.... disfrutaba atender a la mujer que cuido tantos años de mi hija y de mi.
 
Ella partió el 30 de diciembre del 2013 y el 31 de diciembre a las 15:00 hrs., al son del Mariachi sepultamos su cuerpo cansado.
 
Ese lunes 30 de diciembre, despertó diciendo: "He visto a Dios y estoy lista para irme", y nosotros (mis hermanos y mi mamá) le dimos las gracias por tanto amor y la dejamos partir. Ella solo se limitó a contestar: "los amo, los amo, los amo".
 
Solo Dios sabe cuanto la amo y la amaré toda mi vida. Solo Dios sabe cuanto duele su partida porque mujeres como ella jamás se olvidarán. Un verdadero ejemplo de vida.
 
Pitillita, es un orgullo ser mas que tu nieta.

0 Comentarios.:

¿Quién soy?

Mi foto
Mexicana de corazón, Mexico
Solo soy yo. Mortal de espiritu libre, enamorada del amor. De cabecita loca, corazón de pollo y mariposas en el estomago. Esta soy yo, la que piensa, habla, siente, vive, disfruta, llora, se emberrincha, ayuda, sueña... pero sobre todo, la que nunca deja de sonreir.

Google+ Followers

Con la tecnología de Blogger.

Visitantes

Buscas algo?

Mis fieles seguidores

Watch favourite links

Ya los viiiiii

Sobre el mar se eleva una luna espléndida.
Tú y yo la contemplamos desde dos extremos de la tierra.
Lamento que la noche sea muy larga y desvelado, te añoro apasionado.
Apago la lámpara: la luz de luna me encanta llenando todo mi cuarto.
Me pongo la capa y salgo.
Siento el rocío muy denso.
Me entristece no poder recoger un puñado de luz y ofrecértelo. Regreso y me acuesto.
Ojalá te vea en el sueño.


Zhang Jiuling